Indumentaria del siglo XVII. Barroco aristocrático (parte II)

Estándar

Reinado de Luis XIII

Image

A raíz de la Guerra de los treinta años, la indumentaria masculina experimentó una influencia militar. Se utilizaron botas con forma de embudo, dobladas a la altura de las rodillas.

Image

Image

Fue cotidiano el uso del sombrero castor. Éste estaba hecho de fieltro y ostentaba una gran pluma.

Image

Por otro lado, hubo una clara preferencia por las valonas en relación a otros tipos de gorgueras. Las mangas de los jubones y de las ropillas se usaron acuchilladas.

ImageImage

Image

En cuanto a la indumentaria femenina, el verdugado fue sustituido por el guardainfante. Era un armazón redondo, construido con alambres y cintas. Se dice que el guardainfante ocultaba los embarazos; de aquí su nombre.

Image

Image

Sobre el guardainfante, las mujeres se colocaban una sucesión de tres enaguas y faldas: la picara, la modesta y la secreta. El detalle final de la falda consistía en levantar la ultima capa formando una especie de telón.

ImageImage

El peinado se denominaba a la garceta. Se usaba rizado a los costados y al frente asomaba un pequeño fleco.

Image

Bibliografía:

Bembibre, Carlos. (2005). Del Barroco al Rococó: Indumentaria, encajes, bordados. Buenos Aires: Nobuko.

Boucher, François. (2009). Historia del traje en Occidente: Desde los origenes hasta la actualidad. Barcelona: Gustavo Gili.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s