Archivo del Autor: tona92

Edad media

Estándar

La época medieval fue un período de grandes desigualdades sociales alcanzando a todos los órdenes de la vida. En las sociedades del medievo todo se encontraba estratificado, y la vestimenta no era la excepción sino mas bien, un factor determinante para etiquetar a los individuos. Según al estrato social al que pertenecía cada individuo así eran sus ropajes y manera de vestir.

Image

 

La mayoría de la ropa era hilada, cortada y cosida por las mujeres de la familia.

Lino pegado al cuerpo, lana y pieles baratas para el abrigo, constituían en el mejor de los casos a lo que un siervo, o un villano podía aspirar (esto, claro esta, cuando el lino no terminaba en los depósitos del señor feudal). Los colores quedaban reducidos a las tinturas de mas fácil y barata elaboración, obviamente estos colores variaban sutilmente dependiendo de la zona donde se encontraran.Image

Entre los pobres abundaban los colores naturales de las telas, gris y marrón (hay representaciones de vestimenta celeste yverde, pero se consideran de carácter alegórico y no de rigor histórico.

Generalmente son representados con camisolas diversos largos de manga, pero con un largo no superior a la terminación de la cadera. Generalmente los registros hablan de que el largo de la túnica alcanzaba las rodillas y que  en el año mil en Francia se acortó (aunque no sin antes calificarla de impúdica)  sobre la rodilla para los hombres y con una boca manga de hasta 3 pies de largo.

Los más afortunados que gozaban de mayores privilegios sociales y económicos, vivían en un mundo más colorido, donde la ropa era generalmente más larga y brillante. 
El lino era más apropiado para las ropas de los mas pobres, mientras que la seda era el tejido que empleaban los más poderosos, engarzada y bordada con oro, a menudo con forros de pieles exóticas, incluyendo raras importaciones del África o del medio oriente, pero el zorro, el lobo y en las regiones mas frías el oso parecen haber sido las mas populares.

 Image

Image

Respecto a las mujeres parece pertinente decir que entre las mujeres jóvenes se permitía un discreto escote (usualmente tapado por un velo de lino cerrado por una pieza de joyería), pero la falda siempre por debajo del piso (hay menciones de vestidos de día de hasta 6 pies de largos) y los brazos tapados por una camisola de lino o seda (en el caso de las mejor venturadas).

Lilas, negro y blanco (para el duelo), escarlatas, celestes, azules, dorados, rojos, plata, verdes puros, amarillos, rosa y Púrpura. Son mencionados como los colores utilizados por las elites del periodo, cabe resaltar que los colores se usaban en tintes brillantes, ya que esto requería una cantidad de tintura mayor y por lo tanto demostraba un mayor poder adquisitivo.

En cuanto a los barones, mención aparte, ya que para las galas vestían a la usanza de las nobles de Constantinopla (incluyendo joyería), pero en el día a día, vestían con vestimentas similares a los de los campesinos, quizás  más ricamente adornadas.

Calzaban botas (generalmente se las menciona verdes) o zapatos con una prolongación en forma de punta de diversos tipos (con o sin orejas, hasta 3 pies de largo).

En cuanto a las mujeres,

Se hizo común el uso de faldas de forma cuadrada, con un agujero en la cintura y cuatro picos en el extremo inferior. Predominaban las líneas rectas y las mangas ajustadas. Cubrían sus cabezas con cofias o tocados, sujetas con cintas que se ataban debajo de la barbilla. Se protegían del frío con mantas o capas. También al igual que los hombres, usaban pellotes. No usaban calzas ya que las piernas no se cubrían.

Los religiosos, de gran influencia en el cristiano mundo medieval 

contaban con ropas típicas, muchas de cuyas características aún subsisten. Para las grandes ocasiones, los obispos usaban la mitra, o toca alta y puntiaguda, el báculo pastoral (bastón); la capa, y la dalmática, túnica abierta por los lados, en muchas ocasiones finamente adornada, con hilos de oro y plata.

En cuanto al calzado, ambos sexos usaban una especie de zapatillas abiertas fabricadas con cuero, de cabra para las clases más adineradas, o de vaca para el común de la población. A veces, los hombres llevaban botas.

El pellote era una especie de vestido largo y abrigado ya que se forraba habitualmente con piel de conejo. Las cabezas eran adornadas con sombreros cilíndricos o birretes.

 Image

Para la guerra se usaban cotas de malla, sobre túnicas de lana, armaduras, escudos y yelmos de hierro, pues las luchas eran cuerpo a cuerpo, y cinturones para sostener las espadas.

Image

 

 

 

 

Anuncios

LOS GALOS

Estándar

LOS GALOS

Los galos eran un pueblo bárbaro, que habitaba en el actual territorio de Francia. Fuertes guerreros, fueron dominados tras larga lucha por Julio Cesar. La vestimenta que usaban era semejante a la de otros bárbaros que ocupaban Europa central y nórdica. Los hombres vestían pantalones, túnica corta con mangas, manta de lana, y en invierno capa de pieles. Las mujeres lucían túnica larga y, como abrigo, una manta cuadrada de lana gruesa fijada sobre el hombro con un broche. La túnica caía en suaves pliegues ajustada por un cinturón colocado debajo del pecho. Les gustaba usar alhajas – collares, brazaletes, pectorales, hebillas, etc. -, por lo general de bronce, pero también de oro, sabían forjar muy bien los metales, como lo prueban, además de las joyas, los cascos y las espadas de los guerreros. El calzado era sencillo, de tipo mocasín o sandalias que se ataba al pie con correas, también botas de cuero sin curtir, con bonitos adornos, los sacerdotes vestían amplia túnica y capa de color blanco.Image

EDAD MEDIA

Estándar

HOMBRE 
El vikingo en su casa llevaba pantalón largo y con cierto vuelo por encima de los calzones largos de lana. El torso cubierto con una camisa amplia que llega hasta medio muslo y que se entalla con un cinturón de cuero. En la cabeza, un gorro de fieltro o lana. En los pies, zapatos hechos de una única pieza de cuero ingeniosamente doblada, reforzada a veces con una suela y atada alrededor del tobillo con un cordón enrollado. En las manos, gruesas manoplas de lana o fieltro. En ocasiones por encima de la camisa lleva una especie de capa de una sola pieza, sin mangas, fijada por encima del hombro derecho o justamente delante de éste mediante un broche.

 

MUJER

La mujer también vestía cómodamente. El vestido principal era largo, de manga de diversas longitudes, de lana plisada que podía abrirse sobre cada pecho para permitir y facilitar la lactancia, y que se sujetaba con dos broches gemelos. Por encima llevaba una especie de delantal hecho de una pieza.

Los cabellos, trenzados o en cola de caballo eran protegidos de ordinario con una pieza de tela, una especie de fular anudado en la nuca. Es la manera distintiva de una mujer casada. Las solteras llevaban la melena suelta.

 

 ImageImage