Archivo de la categoría: 07. Neoclasicismo

Moda Neoclásica 1790-1820

Estándar

El neoclasicismo se inspira en las formas grecorromanas. Trata de relacionar los hechos del pasado con los acontecimientos de su propio tiempo. Cuando los movimientos revolucionarios establecieron repúblicas en Francia y América del Norte, los nuevos gobiernos republicanos adoptaron el neoclasicismo como estilo oficial porque relacionaban la democracia con la antigua Grecia y la República Romana.

 

 

 

 

 

 

 

La moda neoclásica, que tiene su mayor desarrollo en Francia, obedece completamente a los aspectos antes mencionados; de hecho, la moda se convirtió en un medio de propaganda ideológica. Los revolucionarios manifestaban su rechazo a la vieja sociedad vistiendo prendas de las clases bajas; aquellos que llevaban complicados y extravagantes trajes eran considerados enemigos de la revolución.

 

 

 

 

 

 

 

 

El hombre pasa del traje a la francesa, confeccionado con ricos y vistosos tejidos de seda y formado por casaca, chupa y calzón; por el burgués, compuesto de prendas más sencillas, que daban más libertad de movimiento y reflejaban menos las desigualdades sociales.

En lugar de la seda se prefieren tejidos más simples como el algodón y la lana, al igual que un colorido monocromo y oscuro.

La casaca se va haciendo más estrecha al cuerpo y mangas y el cuello va subiendo.

La chupa es la única prenda en la que se permiten decoraciones, no lleva mangas, es recto y llega a la altura de la cintura.

El calzón se ve sustituido por un pantalón muy ceñido y metido en botas altas.

 

 

Como abrigo llevan la capa o el capote, pero también el redingote, que es una especie de abrigo.

Las pelucas desaparecen y se vuelve una época de pelo corto. En cuanto a sombreros, el bicornio sustituirá al tricornio, y en Inglaterra surgirá el de copa.

 

 

 

 

 

 

Para la mujer estaba el vestido camisa (chemise), con una silueta vertical que emula a las estatuas clásicas, hecho de muselina blanca y que al no llevar artilugios interiores proporciona sencillez y libertad de movimientos.

Otras telas empleadas fueron el linón,  el percal y la gasa, preferidas debido a su ligereza y transparencia.

Los colores predilectos eran blancos y grises, para expresar austeridad y elegancia racional.

 

 

No se usaba corsé ni guardainfante, hasta 1804 se empezó a usar un nuevo tipo de corsé sin ballenas, menos rígido.

Para acompañar al chemise, existían unos jubones cortos llamados spencer y unos chales muy estrechos.

Los zapatos son planos, y el pelo corto y rizado, o recogido con un moño con

guedejas, imitando a las mujeres clásicas.

 

http://www.youtube.com/watch?v=z9SXvUdM_iw

BIBLIOGRAFÍA

-KALONIKO, La Historia del Traje, Editorial Diana, México, 1992.
-KOHLER, A history of costume, Dover Plublications Inc, New York, 1928.

FUENTES ELCTRÓNICAS
http://museodeltraje.mcu.es/downloads/Moda-1808.pdf

http://www.historiadeltraje.com.ar/neoclasicismo.html

http://modadossiglosatras.blogspot.mx/2012/03/el-neoclasico.html

Anuncios